Poblenou

Overview

Mapa

Descripción

Historia

A pesar de las dificultades iniciales para su aplicación, la trama urbana de Poblenou sigue los preceptos del Plan Cerdà y en la mayor parte de su territorio se extiende la famosa retícula de manzanas ortogonales proyectadas por el urbanista catalán para el Eixample de Barcelona. Sin embargo, el resultado apenas guarda relación con los agradables y animados barrios residenciales del distrito del Eixample, situados en el centro de Barcelona. En las manzanas de Poblenou predominan las edificaciones industriales instaladas a lo largo de calles prácticamente desiertas que, eso sí, responden fielmente a la red cuadriculada del plan urbanístico. A medida que se acerca el centro del barrio, entre los talleres, las naves y las antiguas fábricas, se van intercalando contados edificios de viviendas. Y una vez en la Rambla del Poblenou y el Carrer de Marià Aguiló —que constituyen el centro y la principal zona residencial de Poblenou— las viviendas desplazan totalmente a las edificaciones industriales y el barrio concentra en estas calles toda la vitalidad, el dinamismo y los comercios que se echaban de menos en las calles circundantes.

Además del doble eje vertical definido por la Rambla del Poblenou y Marià Aguiló, la identidad del barrio también se asocia a otras conocidas vías, como Almogàvers, Pallars, Pujades, Llacuna o Pere IV. La más importante de ellas es quizás Pere IV, el antiguo camino de Badalona que conserva el aire de carretera nacional y está mas concurrido por el tráfico rodado que por los peatones. La tienda de bricolaje Balius (Dirección Pere IV 128-130), un clásico del barrio, se encuentra en esta calle. La Avinguda Diagonal, urbanizada recientemente en este punto de la ciudad, es el otro gran eje que atraviesa Poblenou transversalmente.

En Poblenou pueden distinguirse cuatro sectores claramente diferenciados: el centro del barrio, situado a lo largo de la Rambla de Poblenou, Marià Aguiló y sus inmediaciones; la zona industrial, que se extiende sobre la mayor parte del territorio del barrio; la Plaça de les Glòries y la nueva área residencial del norte de la Avinguda Diagonal; y, finalmente, el litoral y la playa.

El paisaje industrial de Poblenou.
El paisaje industrial de Poblenou. 
La Plaça de Prim, centro histórico de Poblenou.
La Plaça de Prim, centro histórico de Poblenou. 
La Rambla del Poblenou.
La Rambla del Poblenou. 
El nuevo tramo de la Avinguda Diagonal, presidido por la Torre Agbar.
El nuevo tramo de la Avinguda Diagonal, presidido por la Torre Agbar. 

  El centro de Poblenou

La Rambla del Poblenou y el Carrer de Marià Aguiló son las principales arterias del centro de Poblenou, donde se concentran la mayor parte de las viviendas, comercios y actividades del barrio.

La Rambla del Poblenou, vía central del barrio, es un largo paseo arbolado truncado por pequeñas rotondas que dan acceso a las calles perpendiculares. Urbanizada en 1886, siempre está repleta de paseantes atraídos por sus pequeños comercios con solera y las agradables terrazas emplazadas en su acera central. En ella se encuentra el Casino de l'Aliança (Dirección Rambla de Poblenou 26), una de las entidades sociales y culturales históricas de Poblenou, creada en 1869. Su sede actual data de 1929 y desde entonces ha acogido todo tipo de espectáculos, como teatro, conciertos y bailes. La horchatería El Tío Che, uno de los establecimientos más característicos y más conocidos del barrio, se asienta también en la rambla. Con una trayectoria de cerca de cien años, el actual local data de 1940, cuando una bomba destruyó el antiguo establecimiento y obligó a la horchatería a trasladarse a la rambla.

Marià Aguiló, una estrechísima y larga vía comercial, fue la calle mayor del Poblenou hasta la construcción de la rambla. Actualmente su tramo más meridional y algunas calles circundantes son peatonales y están repletas de pequeños comercios de barrio. Desemboca en la zona del mercado municipal y la Plaça de la Unió. El pequeño mercado del barrio, conocido como Mercat del Poblenou o Mercat de la Unió (Dirección Plaça de la Unió 25), ha sido totalmente modernizado en su interior pero conserva la estructura de hierro y el exterior de obra vista propios de las edificaciones industriales del siglo XIX.

En la parte baja, ya cerca de la costa, se encuentra el núcleo urbano más antiguo del barrio, donde se instalaron las primeras viviendas obreras de Sant Martí de Provençals. La Plaça de Prim fue el centro alrededor del cual se concentraron las primeras residencias de los trabajadores de las fábricas y todavía hoy esta placita conserva su estructura arquitectónica original y algunas de las pequeñas casas blancas de planta y piso. Se dice que en estas viviendas se alojaron obreros socialistas utópicos de Poblenou, seguidores de las ideas de Étienne Cabet, autor de Viaje a Icaria. El popular restaurante de cocina marinera Els Pescadors (Dirección Plaça de Prim 1) se encuentra en esta plaza. Las calles y callejuelas que rodean este enclave (como Taulat —calle mayor del barrio en época industrial—, Fernando Poo, Perelló o Sant Francesc) conservan también edificaciones originales, algunas restauradas y otras en un estado muy deteriorado. Algunos puntos de este sector están semiabandonados.


[+] La calle de Marià Aguiló. 

  La zona industrial

La mayor parte del territorio de Poblenou, sin embargo, corresponde a la zona industrial, donde desde el siglo XIX hasta la década de 1960 se asentaron los importantes centros fabriles que convirtieron a Poblenou en la "Manchester catalana". Así, para muchos barceloneses los nombres de calles como Almogàvers, Badajoz, Granada, Josep Pla, Llacuna, Llull, Pallars, Pamplona, Pere IV, Pujades o Zamora son sinónimos del barrio industrial.

De este pasado fabril aún persisten numerosos testimonios arquitectónicos que están siendo rehabilitados y reutilizados para nuevas funciones. En el centro del barrio, la antigua empresa textil Can Felipa (Dirección Pallars 277), una edificación inspirada en los hôtels franceses, ha sido reconvertida en el centro cívico y el archivo histórico del barrio.

También se conservan algunos de los centros de reunión del movimiento obrero y sindical, como la sede de la antigua cooperativa La Flor de Maig (Dirección Doctor Trueta 195), que se fundó en 1896 y llegó a ser una de las más importantes de la ciudad. La cooperativa desapareció en 1950 y desde 1978 se creó en el mismo edificio, típico de una entidad social del siglo XIX, un ateneo popular con el mismo nombre.

En la década de 1960 Poblenou inició un proceso de desindustrialización. Las fábricas se empezaron a trasladar fuera de la ciudad, y las viejas naves y los nuevos solares modificaron sus usos y se destinaron a empresas de transportes, talleres, almacenes y oficinas. Algunas de las estas compañías que todavía mantienen su sede o almacén en Poblenou son, entre otras, cafés Tupinamba (Dirección Agricultura 99) o el gran proveedor profesional de productos de hostelería Oms y Viñas (Dirección Pere IV 459).

A finales de la década de 1980 y durante los años posteriores a los Juegos Olímpicos de 1992, algunos profesionales especialmente vinculados al arte, el diseño y la creatividad descubrieron el nuevo potencial de la zona, que ofrecía grandes locales a bajo precio, e instalaron ahí sus talleres. Es el caso del mítico Palo Alto (Dirección Pellaires 30-38, ahora oficialmente perteneciente al barrio de Diagonal Mar), un complejo que funciona desde 1989 y que acoje en una antigua fábrica a diferentes estudios creativos, como el del ilustrador y diseñador Javier Mariscal. La vieja fábrica de hilados de La Escocesa (Dirección Pere IV 345-351) reúne también a un colectivo formado por vecinos, artistas, artesanos y gente de teatro.

En el cruce de la Avinguda Diagonal con la calle Pere IV se encuentra Can Ricart, otro complejo fabril reconvertido en centro artístico y artesanal cuya amenaza de demolición ha despertado las iras de vecinos y barceloneses por igual. En una de sus naves funciona desde 1997 Hangar (Dirección Passatge del Marquès de Santa Isabel 40), un centro de producción e investigación artística que está gestionado por la Associació d'Artistes Visuals de Catalunya y que cuenta con talleres, medialab, workshops y otros servicios. La Makabra, otro colectivo artístico instalado en Can Ricart, fue desalojado de la fábrica en diciembre de 2006 en medio de un gran seguimiento mediático.

En el año 2000 el ayuntamiento de Barcelona aprobó el proyecto 22@ Barcelona para redefinir los usos de la antigua zona industrial de Poblenou y transformarla en un distrito de actividades vinculadas a las nuevas tecnologías de la información y a las industrias culturales. El plan venía acompañado de la recalificación de cientos de hectáreas de suelo industrial en suelo de oficinas y viviendas. Así, frente a la fuerte oposición de los vecinos de Poblenou, que temen que la transformación solo beneficie a unos pocos, el consistorio municipal pretende atraer la instalación de empresas de tecnología punta, universidades, industrias culturales e instituciones públicas. Los promotores inmobiliarios no se han quedado al margen y, junto a la rehabilitación de instalaciones fabriles decimonónicas, proliferan también los bloques de viviendas plurifamiliares, los lofts y los grandes edificios de oficinas de obra nueva.

En la zona afectada por el proyecto 22@, la vieja fábrica textil de Ca l'Arañó (Dirección Roc Boronat 138) se ha transformado en el Campus de Ca l’Aranyó, esto es, el Campus de la Comunicació - Poblenou de la Universitat Pompeu Fabra. Destinado a la investigación, la formación y la producción audiovisual, la vieja fábrica rehabilitada, construida en obra de ladrillo visto, es un bello ejemplo de construcción industrial de finales del siglo XIX. Otras muestras del perfil que el Ayuntamiento promueve para el barrio son la empresa Focus (Dirección Àvila 149-155), una compañía especializada en servicios para espectáculos y producción teatral asentada en el barrio desde 1999; la sede del Grup Enciclopèdia Catalana (Dirección Josep Pla 95), el grupo editorial que recientemente ha inaugurado oficinas en el sector noreste del barrio industrial; o el Museo Can Framis - Fundació Vila Casas (Dirección Roc Boronat 116-126), el centro de pintura contemporánea del empresario farmacéutico Antoni Vila Casas.

Bajo el Poblenou industrial discurre el Carrer del Taulat, donde en medio de la tranquilidad del polígono se emplaza el Cementiri de l’Est o de Poblenou (Dirección Taulat 2). Situado entre las calles de Badajoz y Llacuna, este pequeño recinto es el más antiguo de los nueve cementerios de Barcelona. Fue inaugurado en 1775 y reconstruido en 1819, tras su destrucción por parte del ejército napoleónico. Es el primer camposanto construido fuera del recinto de la ciudad amurallada y cuenta con algunos panteones y monumentos de gran valor artístico como la escultura El beso de la muerte, creada en 1930 por J. Barba para un fabricante algodonero.

De día, la zona industrial de Poblenou es un área de oficinas, almacenes y talleres, pero por las tardes y las noches este sector de Poblenou —especialmente el núcleo donde confluyen Almogávers, Pere IV y Pallars— se convierte en una de las zonas de ocio nocturno más importantes de Barcelona. Aquí se emplazan numerosos locales de ensayo y algunas de las salas de conciertos y discotecas más emblemáticas de la ciudad. Entre estos locales destacan el complejo de salas Razmatazz (Dirección Almogàvars 122 y Dirección Pamplona 88), la taberna La Ovella del Poblenou (Dirección Zamora 78), la sala heavy-metal Mephisto (Dirección Roc Boronat 33) o la discoteca de pop-rock Bóveda (Dirección Almogàvers 97).

  La Plaça de les Glòries y el norte de la Diagonal

La reciente apertura del último tramo de la Avinguda Diagonal desde la Plaça de les Glòries hasta su desembocadura al mar ha partido en dos Poblenou. Mientras que en la parte baja de la ancha avenida se despliega el barrio tradicional, al norte de la Diagonal se está desarrollando una nueva zona residencial que parece más atraída por las transformaciones de la Plaça de les Glòries y la actividad del centro comercial Barcelona Glòries (Dirección Avinguda Diagonal 208) que por el tradicional dinamismo del centro de Poblenou.

La Plaça de les Glòries, donde se cruzan tres de los ejes más importantes de Barcelona —la Gran Via de les Corts Catalanes, la Avinguda Diagonal y la Avinguda Meridiana—, siempre ha sido un enclave polémico. Su desproporcionada magnitud y el predominio de la circulación rodada la han configurado como una de las grandes barreras psicológicas entre el centro de la ciudad y el sector nororiental de Barcelona. Las soluciones arquitectónicas realizadas sobre este emplazamiento no han logrado todavía encajarlo en el casco urbano ni adaptarlo a la vida de los ciudadanos. Sin embargo, el futuro de la plaza parece ya mejor encaminado gracias a la confluencia de una serie de macro-proyectos no exentos de polémica.

La sede definitiva del DHUB - Disseny Hub Barcelona (Dirección Plaça de les Glòries 37) ya cuenta con el nuevo y monumental edificio de Glòries. Está por ver si este museo del diseño se convierte en un nuevo polo de atracción que mitigue el peso del tráfico rodado de la plaza en favor de la concurrencia ciudadana.

Al gran anillo viario se encuentra encarada también la Torre Agbar (Dirección Avinguda Diagonal 211), un gigantesco complejo de oficinas diseñado por Jean Nouvel que ha irrumpido en el skyline de Barcelona. Es un rascacielos de 34 plantas y 144 metros de altura. Su fachada, compuesta de vidrio y de miles de pequeñas ventanas, refleja la luz y cambia de coloración a medida que evoluciona el día. La sede de Aigües de Barcelona (Agbar), además de constituir una nueva referencia visual para el conjunto de la ciudad, se ha convertido en uno de los símbolos de la Barcelona más moderna y al mismo tiempo controvertida.

En este sector de Poblenou, por encima de la Diagonal, se encuentra la sede central de Barcelona Activa (Dirección Llacuna 162-164), la popular empresa municipal creada en 1986 como apoyo y asesoramiento para los emprendedores y como vivero para la creación de nuevas empresas. Otra de las instalaciones de este organismo ocupa parte de la antigua fábrica Can Jaumeandreu (Dirección Perú 52), empresa textil construida a finales del siglo XIX y rehabilitada en 2002 a través de un programa ocupacional de taller-escuela.


[+] La Avinguda Diagonal con la Torre Agbar y la Plaça de les Glòries al fondo. 

  El frente marítimo

El frente marítimo de Poblenou comienza en la calle de Carmen Amaya y el Passeig de Calvell, que separan la zona industrial y residencial de la costa y el paseo marítimo. La transición del caso antiguo a la playa se realiza a través del Parc del Poblenou, un pequeño paisaje por el que se suceden árboles, arbustos y dunas a medida que se avanza hacia el mar. Está recorrido por discretas pasarelas de madera y una vía central que conecta directamente la playa con el barrio.

Y entre los espigones de Bogatell y la Mar Bella se sitúa la Platja del Bogatell, una de las siete playas de la ciudad. Mientras que San Sebastià y la Barceloneta son las playas más antiguas y tradicionales de Barcelona, el Bogatell pertenece al sector del frente marítimo recuperado a raíz de las obras de los Juegos Olímpicos de 1992. La playa de Poblenou está aislada del Port Olímpic y sus restaurantes a través de la Platja de la Nova Icària y es más frecuentada por residentes del distrito de Sant Martí que por extranjeros y vecinos de otros distritos. La frecuentan familias y grupos de jóvenes y es una de las playas con menos restaurantes y chiringuitos.