Fòrum: Diagonal Mar y Besós-Maresme

En 2004 Barcelona celebró el Fòrum de les Cultures, una especie de feria internacional de ideas que, al margen de la polémica que suscitó su propio contenido, supuso una radical remodelación urbanística del último tramo de la Avinguda Diagonal —que ya había sido ideado por el Plan Cerdà— y el área de la desembocadura del río Besós.

La construcción del recinto del Fòrum creó un nuevo centro neurálgico en la ciudad materializado en el propio complejo de la feria y en la Plaça de Llevant, donde mueren la Rambla de Prim y la Avinguda Diagonal. Con ello, la vieja zona residencial de Besós-Maresme y el barrio de nueva planta bautizado como Diagonal Mar se han cohesionado en un nuevo conjunto. Son los denominados barrios del Fòrum.

  El recinto del Fòrum

A caballo entre Barcelona y Sant Adrià de Besós, el recinto del Fòrum es el área que se extiende desde el Passeig del Taulat y la Avinguda d'Eduardo Maristany hasta el mar y que corresponde al antiguo poblamiento de chabolas del Camp de la Bota. Hoy es un complejo de novísimos equipamientos que pasa del sosiego y el abandono más absolutos al bullicio más acusado en función de los eventos que acoge periódicamente, como los macrofestivales de música, los encuentros culturales o las convenciones. Aquí es donde se celebran la Feria de Abril, la Festa de la Mercè y el Primavera Sound. Tras la finalización del Fòrum, el ayuntamiento ha redefinido el complejo como un nuevo espacio lúdico y de ocio y ha bautizado al recinto como el Parc del Fòrum. En su perímetro, el parque reúne el Edifici Fòrum, l'Esplanada del Fòrum, el Parc dels Auditoris y la Zona de Banys.

El Edifici Fòrum es una gran estructura triangular de 25 m de alto erigida como un inmenso porche azul que, bajo su cobijo, pasa a ser plateado. Es obra de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron y fue una de las construcciones más emblemáticas de la feria. Cuenta con un auditorio subterráneo de 3.200 personas de capacidad, sala de exposiciones y un restaurante, y actualmente funciona como espacio polivalente y complementario al del Centre de Convencions de Diagonal Mar. Alberga el flamante Museu Blau, la apuesta municipal por renovar el antiguo Museu de les Ciències Naturals de Barcelona.

Otros de los elementos que integran el recinto son el Parc dels Auditoris —configurado por cinco grandes dunas artificiales y dos auditorios con capacidad para ocho mil y tres mil personas— y la Esplanada del Fòrum, otro espacio abierto que suele acoger grandes eventos al aire libre. Ya en la orilla del mar se encuentra la Zona de Banys, una insólita playa de cemento diseñada por la arquitecta Beth Galí.

Este oasis lúdico-ferial ha sido interpretado por muchos como un calculado espacio de transición para separar la nueva y pretenciosa zona residencial Diagonal Mar de los viejos y humildes barrios de Besós-Maresme y La Mina.

  Diagonal Mar

A la izquierda del Parc del Fòrum se extiende el nuevo barrio de Diagonal Mar, una zona residencial de nueva planta que combina, por un lado, la trama de manzanas propia del Eixample y, por otro, una ordenación urbana de escala descomunal, donde destaca el complejo residencial ajardinado del Parc de Diagonal-Mar.

Así, el perímetro que queda a la izquierda de la calle Selva de Mar, ha visto proliferar en los últimos años bloques de viviendas de calidad que han mantenido las manzanas ideadas por Cerdà. Son edificaciones de media altura (unas cinco plantas) que dibujan manzanas con soluciones diversas. El Passeig del Taulat, una rambla solitaria que atraviesa horizontalmente el sector, ilustra el aire desangelado y todavía pendiente de consolidación vecinal que tiene esta parte de Diagonal Mar.

Este sector cuenta también con nuevos edificios de oficinas, como el de la multinacional papelera Torraspapel (Dirección Llull 331), que ha trasladado su sede del corazón del Eixample a Diagonal Mar, y el de Montblanc (Dirección Fluvià 54), el fabricante de lujosos artículos de escritura que ha decidido emplazar también en este barrio su sede española. En el Passeig del Taulat se encuentra la Escola Superior d'Hosteleria de Barcelona (Dirección Passeig del Taulat 243), que además del centro docente cuenta con un restaurante-escuela.

En medio de esta nueva trama subsisten milagrosamente la calle Pellaires y el recinto de Palo Alto (Dirección Pellaires 30-38), un antiguo complejo fabril que en la década de 1980 fue adoptado por un grupo de diseñadores y artistas como taller y estudio y que actualmente todavía funciona como tal. Otro vestigio del pasado del barrio lo constituye la Torre de les Aigües (Dirección Plaça de Ramon Calsina), una gran torre construida en 1883 con la intención de explotar comercialmente las aguas del río Besós. La empresa fracasó pero la torre de ladrillo visto preside hoy un pequeño espacio verde.

A la izquierda de la calle Selva de Mar se despliega, sin embargo, la otra versión de Diagonal Mar, esto es, el nuevo sector urbanizado a una escala inhumana, con rascacielos y largas e inacabables islas de edificios. Es el conjunto formado por el Parc de Diagonal-Mar, el Centre Comercial Diagonal-Mar y el Centre de Convencions del Fòrum.

Lejos de lo que pueda sugerir su nombre, el Parc de Diagonal Mar, obra de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue, no es un parque, sino un complejo residencial formado por un hotel e inmensos bloques de viviendas incrustados en una extensa zona verde. Inaugurado en 2002, el antiguo terreno ocupado por la fábrica Macosa iba a convertirse originariamente en un gran parque libre de edificios. Las presiones del promotor forzaron a una solución mixta y el resultado es la combinación de los rascacielos con caminos, un gran lago central de miles de metros cuadrados, una zona de juegos infantiles, una montaña, un área deportiva y un anfiteatro, entre otros espacios.

Junto al parque se ha construido el Centre Comercial Diagonal Mar (Dirección Avinguda Diagonal 3), una gran superficie comercial que aglutina —al estilo americano— tiendas, servicios y locales de restauración. Y frente al centro comercial, al otro lado del Passeig del Taulat, el Hotel Hilton, el Hotel AC y el Centre de Convencions, edificaciones que ponen la guinda a la ordenación mastodóntica de esta área de Diagonal Mar. El Centre de Convencions (Dirección Rambla de Prim 1) formó parte de los espacios del Fòrum y reparte su superficie entre una área de exhibición, salas de reunión modulables y otros servicios.

  Besós-Maresme

La zona de Besós-Maresme está constituida por dos polígonos residenciales que fueron construidos durante las décadas de 1950 y 1960 para paliar las necesidades de alojamiento de la población obrera inmigrante. Su desarrollo y sus características se encuentran en las antípodas de los lujosos proyectos de Diagonal Mar.

Así, en el lado derecho de la Rambla de Prim desciende la hilera de manzanas conocida como viviendas del Maresme. Son bloques de pisos de baja calidad, organizados en franjas horizontales que dibujan pequeños pasajes de interior de isla, donde sus vecinos aparcan los coches. Con la mayor parte de los pisos encarados a la calle Maresme, el paisaje que se ve a la izquierda de esta vía son las naves industriales y los almacenes característicos del Poblenou industrial. Pequeños comercios de barrio, situados en la misma calle, abastecen de lo imprescindible a sus vecinos.

Camuflado en el conjunto del Mareseme, concretamente en los pasajes de Foret, Auger y Jubany, se encuentra también un pequeño reducto de casitas unifamiliares (torres) construidas en las décadas de 1920 y 1930 en lo que entonces eran campos y descampados. Actualmente presentan un estado muy deteriorado.

Al otro lado de la Rambla de Prim se despliega el otro gran conjunto residencial, conocido como el polígono de Besós. Se trata de un complejo mucho más extenso, que se inicia en los grandes edificios pantalla que recorren la Rambla de Prim y llega hasta la calle Sant Ramon de Penyafort y la frontera con el municipio de Sant Adrià de Besós. En su interior, abundan los pequeños bloques de viviendas plurifamiliares con jardín. Su esquema organizativo generó demasiadas zonas comunes que han acabado en un acusado estado de dejadez y deterioro, al igual que las propias edificaciones.

El grupo de viviendas del Besós acoge, al final del tramo barcelonés de la calle Cristóbal de Moura, el Mercat del Besós (Dirección Cristóbal de Moura 259). El pequeño mercado se encuentra en un contexto desolador, de calles desiertas, con entorpecedoras puertas de acceso y sin los comercios que habitualmente circundan y animan a los mercados. En su interior, sin embargo, goza de una gran actividad y de una buena oferta de productos frescos. Cada sábado, junto a la venta ambulante y las paradas exteriores, reactiva la vida del barrio.

Tanto el polígono de Maresme como el de Besós se articulan en torno al tramo sur de la Rambla de Prim (el tramo norte pertenece al barrio de La Verneda-Sant Martí). Antes de su remodelación en 1990, la antigua Riera d'Horta era una vía descuidada, con coches mal aparcados, escombros, postes de alta tensión e incluso ratas. Con la remodelación, una red de colectores solucionó el problema de las aguas de la riera y la Rambla de Prim se convirtió en un agradable paseo que cohesionó y dignificó la vida de los dos polígonos residenciales que la flanquean. Actualmente está animada por comercios de barrio y bares con terraza. Unos plátanos centenarios —que fueron salvados a petición del colectivo vecinal— coronan la rambla a su paso por la calle Pere IV. Por la parte baja, la rambla muere en la Plaça de Llevant y el recinto del Fòrum.

  El frente marítimo y sus playas

Los barrios del Fòrum cuentan con tres de las siete playas de Barcelona: la Mar Bella, la Nova Mar Bella y Llevant. Las dos primeras fueron recuperadas del frente marítimo con las obras de los Juegos Olímpicos de 1992 y la playa de Llevant, en cambio, se abrió en 2006. La Mar Bella dispone de un pequeño espacio habilitado y señalizado como playa nudista y se complementa con el Parc Esportiu Municipal de la Mar Bella (Dirección Avinguda del Litoral 86-96), el gran polideportivo que se emplaza sobre la playa.