Sant Andreu

Overview

Mapa

Descripción

Historia

Sant Andreu se despliega longitudinalmente alrededor de dos grandes ejes: Gran de Sant Andreu —la calle mayor tradicional del barrio— y el eje Passeig de Torres i Bages-Carrer de Segre, una vía más concurrida por el tráfico rodado que por el peatonal. Ambas arterias atraviesan Sant Andreu de un extremo a otro y desembocan en un agradable paseo repleto de terrazas y comercios que oficialmente recibe una doble denominación —Rambla de Fabra i Puig y Rambla de l’Onze de Setembre—, aunque para los vecinos simplemente es la Rambla de Sant Andreu.

Por el margen superior, Sant Andreu muere en la Avinguda de la Meridiana, que lo separa de los arrabales del distrito de Nou Barris. Y por el margen inferior, el barrio se desintegra poco a poco a medida que se aproxima a los bordes de la línea ferroviaria.

Mercat de Sant Andreu
Mercat de Sant Andreu 
Casa Bloc
Casa Bloc 

  El casco antiguo de Sant Andreu

El casco antiguo de Sant Andreu discurre alrededor del Carrer Gran de Sant Andreu, la espina dorsal a partir de la cual se ramifica la red de callejuelas del viejo pueblo. Esta vía se despliega desde Passeig de Santa Coloma —casi en territorio de Trinitat Vella— hasta la calle Rovira i Virgili —fronteriza con el barrio de la Sagrera—, pero es en el tramo comprendido entre la Plaça del Comerç y la Rambla de Fabra i Puig donde no sólo funciona como calle mayor sino también como eje comercial y núcleo cívico del barrio. Aquí se suceden sin pausa las charcuterías, zapaterías, panaderías, ferreterías, tiendas de complementos y demás establecimientos típicos de barrio.

La Plaça del Mercadal, la Plaça del Comerç y la Plaça d'Orfila dibujan un eje imaginario que atraviesa perpendicularmente Gran de Sant Andreu. Este cruce es el corazón del barrio, donde confluyen el mercado municipal, la plaza mayor, la sede administrativa y la iglesia. Así, como su propio nombre indica, la Plaça del Mercadal funciona como plaza del mercado. De pequeñas dimensiones y fisonomía de pueblo, se trata de una bellísima placita porticada centralizada por el Mercat de Sant Andreu y animada también gracias a las tiendas de comestibles que se cobijan bajo su columnata. Uno de los bares míticos del barrio, el Rabasseda (Dirección Plaça del Mercadal 1), se esconde precisamente bajo sus arcos.

Muy cerca del mercado y abierta a la calle mayor se encuentra la Plaça del Comerç que, a pesar de sus discretas dimensiones, puede considerarse como la plaza mayor de Sant Andreu. Este agradable y bullicioso espacio abierto cuenta con todos los elementos esenciales para convertirse en epicentro: bancos para sentarse, un quiosco, tiendas variadas y, finalmente, el Versalles (Dirección Gran de Sant Andreu 265), otro de los bares clásicos del barrio, famoso por sus tertulias e inmensos ventanales.

El diminuto Carrer de l'Ajuntament —también repleto de tiendas y bares, como la clásica taperia Can Fabra (Dirección Ajuntament 14)— conduce a la Plaça d'Orfila, núcleo administrativo y religioso del viejo municipio de Sant Andreu. El edificio de la Casa de la Vila (Dirección Plaça d'Orfila 1), levantado por primera vez en 1842 y reformado posteriormente en varias ocasiones, preside la esplanada. Fue edificado como ayuntamiento del municipio independiente y en la actualidad ha conservado el uso administrativo original al funcionar como sede del consejo del distrito.

En una clara contraposición entre el poder civil y eclesiástico, en 1870 se levantó enfrente del ayuntamiento la monumental Parròquia de Sant Andreu (Dirección Pont 3), edificada sobre restos de templos anteriores. Aunque la iglesia no tiene excesivo valor arquitectónico, el conjunto que conforma junto al consistorio municipal convierte a la Plaça d'Orfila en otro de los epicentros del barrio.

Y el otro gran polo de atracción de Sant Andreu es Can Fabra (Dirección Segre 24-32), un centro cultural de titularidad municipal que programa todo tipo de actividades, como conciertos, exposiciones y recitales. Ubicado muy cerca de la plaza del ayuntamiento, ocupa dependencias de la antigua fábrica de hilaturas Fabra i Coats, una impresionante construcción industrial fechada en 1880.

Más allá de la calle mayor y las plazas centrales, el casco antiguo de Sant Andreu se despliega como un agradable barrio residencial donde todavía se conserva cierto aire de pueblo. Casas bajas de planta y piso o bloques plurifamiliares de escasa altura se suceden sobre agradables calles y callejuelas, de vez en cuando animadas por pequeñas tiendas de barrio e históricas instituciones locales, como el Casal Catòlic (Dirección Pons i Gallarza 58-60), la sociedad coral La Lira (Dirección Coroleu 15) el centro cultural Els Catalanistes (Dirección Ramon Batlle 2), el Ateneu Obrer (Dirección Abat Odó 71) o la Parròquia de Sant Pacià (Dirección Monges 27-33), que conserva un mosaico del mismísimo Antoni Gaudí. La calle Pons i Gallarza —con algunas de las edificaciones modernistas de mayor valor arquitectónico del barrio—, la hermosa urbanización de casitas del Carrer de Coroleu, la agradable Plaça de les Palmeres o la animada calle Concepción Arenal son otros de los enclaves que destacan del interior del viejo Sant Andreu.


[+] La Plaça del Mercadal. 

[+] El Mercat de Sant Andreu. 

  La Rambla de Sant Andreu y sus alrededores

El margen izquierdo del barrio constituye un mundo aparte monopolizado por la Rambla de Sant Andreu, esto es, el gran bulevar al que acuden los vecinos a pasear, comprar o tomar algo. Su recorrido se desdobla en dos denominaciones —Rambla de Fabra i Puig y Rambla de l’Onze de Setembre— y es el primer tramo el que concentra mayor oferta de comercios y bares con terraza.

Pero además de estos establecimientos, la Rambla de Sant Andreu acoge también algunas de las entidades más populares del barrio. Así, pegado al bulevar está el Sant Andreu Teatre (Dirección Neòpatria 54) una sala de espectáculos que ha logrado superar las fronteras del arrabal gracias a su sólida programación de danza, teatro y espectáculos familiares. También es conocida por sus siglas:  SAT!. Los Cinemes Lauren Sant Andreu (Dirección Monges 10) desembocan asimismo en la rambla, por lo que es habitual que sus espectadores prolonguen las sesiones de cine con una cena o una copa en las terrazas del paseo.

El Club Natació Sant Andreu (Dirección Rambla de Fabra i Puig 45), finalmente, es otro de los enclaves destacables de este sector del barrio. A diferencia de lo que suele ocurrir con la mayor parte de los equipamientos deportivos, que acostumbran a ubicarse en espacios solitarios y apagados, este club deportivo tiene la entrada principal precisamente en la rambla, en pleno meollo de la vida vecinal de Sant Andreu. Quizás sea esta una de las razones que han contribuido a entronar el Natació Sant Andreu como otra de las instituciones más respresentativas del barrio.

El extremo superior de la rambla desemboca en la Estació Sant Andreu Arenal, la estación de trenes de cercanías que conducen a Manresa, Vic y Martorell.

  El trazado ferroviario

El Passeig de Torres i Bages y el Carrer del Segre contituyen el otro gran eje viario de Sant Andreu. En este caso, sin embargo, no se trata de una calle comercial ni lúdica —a excepción, claro está, de allí donde se cruza con la Plaça d'Orfila y Can Fabra—, sino de una vía destinada al tráfico rodado que ejerce de frontera entre el casco antiguo, que se despliega por arriba, y las inmediaciones del trazado ferroviario. Debajo de este eje, Sant Andreu se desdibuja y va dando paso a solares y un espacio que en muchos puntos está todavía pendiente de consolidar.

En el primer tramo del Passeig de Torres i Bages, pegada a la parada de metro homónima, se levanta una de las edificaciones míticas del Movimiento Moderno en Barcelona. Es la Casa Bloc (Dirección Passeig de Torras i Bages 85-105), una obra realizada entre los años 1932 y 1936 por los arquitectos Josep Lluís Sert, Josep Torres Clavé y Joan B. Subirana, pertenecientes al GATCPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea). Este bloque de viviendas en forma de doble U es la primera materialización en Cataluña de los postulados teóricos lecorbusierianos sobre los Immuebles-Villas. En la década de 1990 la administración declaró el edificio —que todavía funciona como bloque de viviendas— como bien de interés cultural y programó su rehabilitación.

Bajo influencia también de los nuevos aires modernos de la década de 1930, frente al solar de la Casa Bloc, en 1931 se abrieron las puertas de un centro escolar vinculado a la Escuela Moderna y a la iniciativa de crear centros al aire libre. Así nació el actual Grup Escolar Ignasi Iglesias (Dirección Passeig de Torras i Bages 108), una escuela que, con casi ochenta años de trayectoria, se ha situado en la avanzadilla educativa laica del barrio.

Por debajo y por la derecha de estos dos enclaves, Sant Andreu va convirtiéndose poco a poco en una zona por consolidar hasta finalmente morir en la Ronda de Dalt (en la parte derecha) y en las vías de tren (en la parte baja). La terminal de tren de alta velocidad del barrio de la Sagrera ha traído consigo el proyecto de creación del Parc de Sant Andreu-La Sagrera, un gran parque lineal que afectará también a los barrios de Sant Andreu, la Verneda y el Bon Pastor. En este marco, el trazado ferroviario de Sant Andreu debe convertirse en una gran zona verde. Por el momento es un espacio desolado donde sólo destaca la Plaça de l'Estació —uno de los rincones más antiguos del barrio— y la Clínica Sant Jordi (Dirección Plaça de l'Estació 12), un centro sanitario asentado sobre un edificio de estilo noucentista que, a pesar de ser de titularidad privada, forma parte de la vida y el paisaje de Sant Andreu desde 1896. La segunda estación de trenes del barrio se encuentra también aquí: es la Estació Sant Andreu Comtal, por la que pasan los trenes de cercanías que llevan a Maçanet y los regionales que van a la provincia de Gerona.


[+] La Casa Bloc desde el Passeig de Torres i Bages.